¿Piso o chalet?

Si estás pensando comprar una vivienda para tu familia seguro que tienes la duda entre comprar un piso amplio o un chalet.

Voy a analizar los pros y contras de cada elección, con el fin de ayudarte

Es muy común que los precios de un piso de cuatro dormitorios y de un chalet adosado sean similares. Y según los barrios en que se encuentren uno y otro, unas veces será más caro el piso (sobre todo si es céntrico) y otras el adosado.

Las ventajas del piso

Un piso cuenta con todas sus estancias en la misma planta. Normalmente, a no ser que sea un dúplex.

Y eso le da una ventaja importante: COMODIDAD.

Además, con estancias de igual tamaño: salón-comedor, cocina, dormitorios, baños… la superficie útil del piso será inferior a la del chalet. Teniendo este dato ventajas para el propietario a la hora de ahorrar costes en calefacción y aire acondicionado.

El piso suele tener vecinos por abajo y por arriba (a no ser que sea la última planta) y por los laterales y eso también hace que ahorremos energía.

Por tanto, la factura energética de un piso es más baja que la de un chalet

Otro punto donde el piso supone un ahorro con respecto al chalet es el recibo del IBI. Normalmente la superficie construida con comunes de un piso es inferior a la de un chalet.

¿No sabes que es la superficie construida con comunes? Mira este post.

Las desventajas del piso

Un punto negativo de un piso es que tiene gastos de comunidad que el chalet no tiene.

Otro es que no cuenta con patio o jardín privado. Como mucho la finca tendrá zonas comunes y piscina. Pero serán de todos los copropietarios nunca exclusivas del piso.

Al tener vecinos de rellano y tener las paramentos verticales y horizontales en contacto con otras viviendas, soportaremos más ruidos de vecinos. Y de alguna manera se reducirá nuestra intimidad.

Las ventajas del chalet adosado

Los chalets adosados también se les denomina chalet torre. Y eso nos da una pista sobre su distribución, que va a ser vertical.

Normalmente constan de 3 o 4 plantas, siendo la sótano o semisótano destinada a garaje y otros usos como trastero o bodega. La planta baja se destina a la zona común de la vivienda: salón comedor y cocina, aunque a veces también existe un dormitorio en esa planta. La planta primera es donde se ubican los dormitorios y baños. Y en los chalets de 4 plantas, en planta segunda suele ser abuhardillada y diáfana, para que el propietario la aproveche a su gusto: con una sala de juegos, un despacho, o uno o más dormitorios con baño.

Como podéis imaginar, todas estas plantas están comunicadas por escaleras.

Y las escaleras por un lado ocupan un espacio, unos 7 m2 en planta (lo mismo que un dormitorio pequeño. Y por otro es un hueco vertical por donde se nos va el calor de la calefacción.

Una de las ventajas más importantes es contar con un patio o jardín propio, que podemos acondicionar a nuestro gusto y, según las condiciones técnicas, instalar nuestra propia piscina privada.

Otra ventaja es que no se paga la comunidad de propietarios. Porque no tiene elementos en común con otros vecinos.

Si bien es cierto, que algunos chalets adosados si tienen elementos en común como el acceso a garajes o una calle privada que comunica la puerta a la calle con el acceso a cada chalet.

En estos si se pagará una cuota de comunidad, pero muy reducida. Pensad que aquí no hay gastos de ascensor ni los derivados de la limpieza del núcleo de escaleras.

El garaje suele ser mayor en un chalet con espacio para 2 o más vehículos mientras que en un piso solo suele haber una plaza de parking. Y el trastero lo mismo, es mucho más grande en el chalet, permitiendo realizar en él una bodega, un gimnasio… o lo que se nos ocurra.

Las desventajas del chalet adosado

Pues la principal es que la factura energética sube mucho. Por dos motivos:

Uno es que tenemos más superficie a calefactar y que cuenta con más superficie exterior fachadas, cubiertas…

El otro es que, aunque las estancias vivideras fuesen de igual dimensión que en el piso, contar con escaleras hace aumentar la superficie útil, unos 7 m2 por cada planta. Y eso supone que hay que calentar mucho más volumen de aire.

Otra desventaja es la seguridad. Es más fácil para “los malos” entrar a robar en un chalet que en un piso.

Por otro lado, si piensas mudarte a un chalet deberías pensar que suelen estar en zonas más retiradas y eso supondrá gasto en transporte: para ir a trabajar o al instituto, o para hacer la compra…

Gastos que ahorrarás si te mudas a un piso en un barrio céntrico o consolidado.

Espero que ahora te resulte más fácil la elección.