Abusos inmobiliarios vs Personal Shopper Inmobiliario

España es el país de la picaresca, y el sector inmobiliario no es una excepción. Si bien nos encontramos con muchos vendedores, bien sean particulares o agencias inmobiliarias, honrados y serviciales; otros tantos distan mucho de serlo.

Contar con la ayuda de un Personal Shopper Inmobiliario al comprar una vivienda nos ahorrará muchos quebraderos de cabeza. Al fin y al cabo, comprar una casa es la inversión más importante que vamos a hacer a lo largo de nuestra vida, y si resulta errónea, será difícil poder corregirla.

Como profesional Personal Shopper Inmobiliario visito inmuebles en venta casi a diario, y he observado que en gran parte de los anuncios que vemos en los principales portales inmobiliarios existe al menos una de las siguientes..

Inexactitudes”:

  1. “Para entrar a vivir”.

Obviamente, es una afirmación muy subjetiva. Pero para la mayoría de las personas esta afirmación significa que la vivienda puede utilizarse tal cual está, con los parámetros de confort actuales. Puede requerir una mano de pintura o pequeñas reparaciones. Lo que nadie entiende que una vivienda sin calefacción esté para “entrar a vivir”, o una vivienda con más de 30 años en la que nunca se han sustituido las tuberías de fontanería, saneamiento y calefacción no requiera de reforma.

Una reforma en una vivienda es algo muy caro. Si la reforma es integral nos vamos a un gasto de entre 30.000 y 40.000 €. Sí tenemos que instalar un sistema de calefacción, sólo eso nos costaría unos 10.000 €.

  1. Superficie anunciada vs superficie real.

La superficie de una vivienda es de fácil comprobación por cualquier persona, pues el catastro en su web “Sede Electrónica del Catastro” ofrece estos datos de manera libre y gratuita a cualquiera que quiera comprobarlos.

Sin embargo la mayoría de las veces la superficie está inflada; unas veces porque han computado en la vivienda la superficie de garaje y trastero, y otras simplemente “porque sí”.

Esta “inexactitud” puede ser considerada un grave engaño, pues la valoración del inmueble se realiza en base a €/m2, y si los metros cuadrados están falseados, el precio también lo estará.

Podemos terminar pagando más caro un piso de dos dormitorios y un baño que uno de tres y dos baños, encontrándose ambos en el mismo barrio y en similares condiciones.

  1. “Excelente ubicación”.

Este es uno de los trucos más habituales para llamar la atención sobre una vivienda. Ocurre especialmente en las zonas con mayor reconocimiento de grandes ciudades como Madrid, sobre todo en barrios como Chamberí, Barrio de Salamanca, etc… Pero también en barrios como Las Tablas o incluso pueblos o ciudades dormitorio. ¿Quién no ha escuchado afirmaciones como “Seseña está a 15 minutos en coche de Madrid”? Cuando en realidad está a 40 km y con tráfico fluido se tardan en recorrer 45 minutos.

Nos hablan de que el piso está bien comunicado, cuando el metro más cercano dista 4 kilómetros de la vivienda. Que la vivienda tiene vistas al Retiro, cuando dista 600 metros de este

Pero los ejemplos más surrealistas los encontramos en la costa, con expresiones como “primera línea” o “cerca del mar”, cuando la vivienda se encuentra a un kilómetro de la playa y delante han construido varias calles llenas de bloques de viviendas que nos impiden distinguir si estamos en un municipio playero o en un barrio de una ciudad tierra adentro.

  1. “Piso con muchas posibilidades”, “piso acogedor”, “ideal parejas”…

Estos eufemismos suelen traducirse por:

“piso con muchas posibilidades” = piso mal distribuido

“piso acogedor” = piso muy pequeño

“ideal parejas” = piso tan péqueño que literalmente solo caben dos personas

  1. Certificado energético “en trámite”.

El certificado energético nos informa de la energía que consume un inmueble y las emisiones de dióxido de carbono que se producen para generar esa energía. Su correcto análisis nos informa también del coste que supondrá anualmente mantener la vivienda a nivel de calefacción, agua caliente y aire acondicionado. Este coste oscila entre unos 1.000 y 1.500 € al año en viviendas con gas natural pero se dispara a 3.000-4.000 € al año en aquellas con calefacción eléctrica.

  1. “Gastos de comunidad 60 €”.

Otro dato importante a la hora de adquirir una vivienda es el recibo de la comunidad. Varía mucho en función de los servicios que tengamos, si hay calefacción central, piscina, conserje… Pero también si tenemos que pagar una derrama importante, por ejemplo una sustitución de cubierta o cambio de ascensor.

En la mayoría de los anuncios este dato es aproximado, pero seguramente para usted no sea igual pagar 60 que 180 € cada mes.

Estos “trucos” suponen para el comprador perder un montón de tiempo visitando pisos que realmente no le interesan. Contar con un Personal Shopper Inmobiliario reducirá está perdida de tiempo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat